La ley en la empresa para el transporte de mercancías

El transporte de mercancías es fundamental en esta sociedad. Por este motivo, las empresas cada vez precisan de un mejor servicio y no dudan en demandarlo como nos recuerdan los profesionales en transporte de mercancías de Star Cargo. Hablamos de una empresa que cree que son la confianza de los usuarios es imposible tener éxito.

No olvidemos que un fenómeno como es el de la globalización hace que muchas empresas dejen de vender en su radio de acción, y pasen a abarcar todo el mundo.

Es algo normal que hayamos visto como el solicitar una versión de coleccionista de un disco que no está en nuestro país y que si podemos adquirir en la red de redes. Pues bien, gracias a las empresas de transporte de mercancías podemos tener en nuestro domicilio estos discos o la mercancía que necesitemos.

En España también sacamos provecho de la globalización, la cual vale tanto para que se produzca la importación de productos que luego se comercializan aquí como para hacer el envío al extranjero o que se amplíe la cobertura en la que hacemos negocios.

Es evidente que también es necesario que dichos envíos se hagan de forma segura, no solo que lleguen al destino, también que lleguen de la mejor de las maneras.

Hay que pensar en casos, como que por ejemplo se envíe una mercancía a un sitio lejano como China, por ejemplo unos zapatos. En estos casos, si llegan en mal estado debido a un mal envío, vamos a tener que pagar los gastos de la nueva devolución y un envío nuevo para no perder la clientela.

Por este motivo, siempre es bueno tener confianza en una empresa que nos pueda dar las garantías de saber hacer, como sucede con Star Cargo, que creen que su especialización en transporte nacional e internacional les da una ventaja respecto a la competencia.

En el caso concreto de Star Cargo, ellos son de origen español, donde pertenecen a la IATA. Esto es bastante importante pues deja bien claro que es una empresa de confianza y es algo que debemos pedir a todas las empresas que estemos valorando contratar.

¿Qué Novedades tiene el ROTT para los transportistas?

El Reglamento de Ordenación de los Transportes Terrestres deja bien claro una serie de novedades que hay que tener en cuenta para los transportistas. Vamos a hablar un poco de este tema y los cambios que suponen.

Modificaciones a la hora de acceder a la profesión

Si queremos ejercer la actividad, vamos a precisar de un título de transportistas o de operador de transporte. Este será como mínimo, el título de bachillerado o uno de Formación Profesional de grado medio.

Vínculo entre el transportista y la empresa

Para ello, se tendrá que velar para que la vinculación entre la competencia profesional y la empresa titular de la propia actividad empresarial sea verdadera y efectiva, lo que va a demandar vinculaciones laborales a tiempo completo y desarrollando actividades de supervisión en la totalidad de áreas de la empresa, pasando a llamarse gestor de transporte.

Regulación del criterio denominado de honorabilidad

Esto hace que ahora, por una infracción grave o tres infracciones graves que se produzcan, dependiendo de lo que suceda o de la flota, podrá llegarse a perder la autorización de los transportistas por espacio de un año.

El que se haya eliminado el requisito actual de contar con una flota mínima para tener acceso al sector, lo que supone tres camiones en cuanto a transporte de mercancías y cinco autobuses en el transporte de viajeros, lo que permitirá un acceso en un solo camión.

Lo que si se mantiene es el requisito que ya existía anteriormente es el de la antigüedad máxima, que son, 5 meses en el transporte de mercancías y de dos años en el transporte de viajeros.

Las leyes siempre suelen ir detrás de los comportamientos de los ciudadanos, algo que también afecta a un sector tan sensible como es el del turismo. Por todo ello, es deseable que se siga legislando incluso a más ritmo para que las empresas que se dedican al transporte de mercancías vean como las leyes cada vez con mayor premura se adaptan a los cambios que se han hecho en estos últimos años no solo en cuanto a las necesidades de las personas, también a los cambios as nivel tecnológico que han hecho que el intercambio comercial cada vez sea más importante.

Esperamos que sigan estando estas leyes a la altura de lo esperado, pues la importancia del transporte de mercancías es evidente.

La legislación, el mejor arma para conservar el comercio al por mayor

Una de las cuestiones que es básica para que una sociedad funcione es que lo haga su economía. Está perfectamente comprobado que cuando la economía de un país no se desarrolla por completo hay problemas con la gente que compone dicha sociedad puesto que se desarrollar efectos negativos como el desempleo y, a su vez, extensiones del problema como el racismo o el abrazo a los extremismos. Por tanto, la economía tiene un carácter regulador de la sociedad que es muy importante, que no podemos negar y que afecta directamente a todos y cada uno de nuestros ciudadanos.

El elemento clave para que la economía funcione es, sin ninguna duda, la existencia de comercio, actividad básica que permite que se mueva el dinero y que se genere riqueza en todos los estamentos de la sociedad. Por tanto, y para que nadie resulte perjudicado en ningún término (ni trabajadores, ni emprendedores, ni administración pública) hay que regular de alguna manera todas las actividades de carácter comercial que se lleven a cabo en el interior de las fronteras de un país. Y es ahí donde entra nuestra querida legislación, una vez más un aspecto crucial.

En los párrafos que siguen, os vamos a hablar de un modelo de comercio que, en efecto, tiene una importancia realmente grande en todas las sociedades modernas: se trata del comercio al por mayor, que, aunque comprende a menos empresas que al por menor, es, si cabe, todavía más importante puesto que es de donde parte todo el suministro que más tarde irá a parar a los negocios minoristas, clave en la relación que es necesario establecer con el consumidor final. Como veis, todo el mundo tiene una función en esta cadena, pero no cabe la menor duda de que los negocios mayoristas son un eslabón sin el que el modelo de comercio actual, simple y llanamente, no se entendería.

Es posible que algunos de vosotros se pregunten entonces por qué si que existe una Ley de Ordenación del Comercio Minorista, promulgada el 15 de enero de 1996 y que os enlazamos a continuación a través del portal web V Lex, y no una ley homóloga para el comercio al por mayor. La verdad es que la pregunta tiene todo el sentido del mundo. Pero hay que tener en cuenta una cuestión: esto no quiere decir, ni mucho menos, que no exista una ordenación del comercio mayorista. De hecho, la cantidad de leyes a las que están sujetas sus empresas es bastante importante a día de hoy.

Os enlazamos, a su vez, una edición del Código de Comercio Interior que fue publicado por el Ministerio de Economía y Competitividad en la que se hace referencia a todas las legislaciones que están relacionadas con los comercios al por menor. Con echarle un vistazo, veréis que muchas de las leyes que se mencionan también son de obligado cumplimiento para empresas que se dediquen a la venta al por mayor. Y es que, en cuestiones básicas como lo son horarios, respeto a los trabajadores o al cumplimiento de unos estándares mínimos de calidad, todas las empresas de un determinado lugar están igual de exigidas.

La legislación es un arma clave en la correcta ordenación de las actividades de todas las empresas de un país y garantiza que todas ellas cumplen con sus obligaciones. Existe una tendencia generalizada a opinar que las entidades de comercio al por menor tienen muchas más obligaciones que las que se dedican al comercio mayorista. Y la realidad es que ambas actividades están sujetas a un enorme número de legislaciones y obligaciones. También es cierto que se les atribuye un número parecido de derechos. Hemos charlado con los profesionales de Liquistocks, una entidad dedicada al comercio mayorista, y nos han comentado que, desde luego, su empresa está sujeta a un marco legal de lo más extenso.

¿Conviene endurecer o relajar las obligaciones?

Posiblemente, esta sea la pregunta del millón para muchas personas en un momento como en el que nos encontramos. Hay quien dice que hay que intentar facilitar lo máximo posible la actividad empresarial, mientras que otras personas afirman todo lo contrario, que hay que regular para tratar de evitar disparidades e injusticias para con los trabajadores, los consumidores y entre las propias empresas. Lo cierto es que, bajo nuestro juicio, nos encontramos en un punto (ya sea teniendo en cuenta o no la situación relativa al COVID-19) en el que mantenemos un buen balance que entendemos que no debería ser cambiado.

Lo que hay que tener claro es que todas las actividades comerciales son importantes para que una economía se desarrolle y se eviten así todos los problemas que puedan provocarse a causa de la situación contraria, que ya hemos mencionado en las primeras líneas de este artículo. Y la legislación es y será siempre el arma ideal para tratar de conservar esa actividad y hacerla todavía un poco mejor.

La legislación, una de las cuestiones que explican la calidad del textil español

A nadie le cabe la menor duda de que la legislación es una de las ramas de nuestra sociedad que debe primar por encima de todas las cosas. Es algo que, en teoría, ha nacido para protegernos ante toda la amalgama de situaciones en las que nos podemos encontrar durante las diferentes fases de la vida. Por eso existe, para eso fue creada y está claro que el objetivo es que sea respetada por encima de todas las cosas. Está claro que todos los ciudadanos lo sabemos y que tenemos el deber, cada uno desde nuestra posición, de hacerla cumplir.

Todas las industrias, todos los trabajos y todas las personas que los desempeñan tienen obligaciones en este sentido. Y la verdad es que suelen ser obligaciones bastante importantes y que, en muchas ocasiones, hacen que el margen de error sea muy estrecho. Una de las industrias que más está notando este aspecto es la industria textil. Es algo lógico: la ropa tiene una importancia elemental para el ser humano y está claro que debe cumplir con unos requisitos para poder ser usada. Tiene que cumplir con unos parámetros mínimos de calidad.

Un archivo que fue publicado en el portal web de la Asociación Española para la Calidad, denominado como «Normativa de Calidad y Seguridad en un Sector Textil Globalizado«, informaba de algunas de las cuestiones a las que nos estamos refiriendo, haciendo especial hincapié en aspectos como lo son la seguridad en la ropa infantil o la seguridad química general que afecta a las prendas que, con posterioridad, van a ser comercializadas. Cumplir con este tipo de parámetros es fundamental y requiere del compromiso de todos los departamentos y personas de las empresas que componen la industria textil.

No cabe la menor duda de que ese es un aspecto básico a la hora de que funcione una industria como de la que venimos hablando. Desde luego, y por suerte, prácticamente todas las empresas dedicadas a esta labor cumplen con su cometido, al menos las españolas. De hecho, nuestra industria textil es, y ha sido tradicionalmente, una de las mejores en todo el mundo. Y lo ha sido siempre porque ha cuidado de todos los estándares de calidad, incluso desde antes de que empezaran a estar regulados por Ley, lo cual habla a las claras del gran trabajo desempeñado por estas empresas.

Hoy en día, la presencia de todo tipo de legislaciones marca nuestra rutina habitual, tanto en lo que tiene que ver con nuestra vida privada como en lo que respecta a nuestro trabajo. Sea cual sea nuestra función en una empresa o institución pública, lo cierto es que estamos rodeados de Leyes y Decretos. Y la confección y venta de ropa no escapa a esto. Afortunadamente, España es uno de los países que establece un control más férreo en lo que respecta a los estándares de calidad mínimos con los que se debe elaborar este tipo de productos. Y eso, en opinión de los profesionales de un comercio como lo es HHG, dedicado a la venta de ropa femenina al por mayor, es una de las claves para poder decir alto y claro que la industria textil española es de las mejores del mundo.

También cumplen con lo que respecta al comercio electrónico

No cabe la menor duda de que una de las cuestiones que más han cambiado al mundo en los tiempos que corren es la aparición de Internet y la posibilidad, ahora latente, de realizar todo tipo de operaciones de compraventa en la red. La ropa es uno de los grupos de productos que más se están comercializando a través de esta vía y esto ha obligado a que muchas de las empresas que las venden cumplan con todas las garantías que requiere un pago telemático.

En este sentido, las empresas españolas relacionadas con la industria textil también están cumpliendo con nota. Suponía todo un desafío incorporar este modelo de comercio a un sector que toda la vida llevaba trabajando de una manera mecánica y a la que todo el mundo estaba más que acostumbrado. Pero, no obstante, todas las empresas y empleados del sector se han habituado a los nuevos procesos. Y lo han hecho muy por delante de otro tipo de sectores.

Cuando hablamos de España, lo hacemos presumiendo de su clima, de la calidad de sus costas, de su Historia, de su gastronomía y de su gente. Y todo eso lo hacemos con todos los argumentos y con toda la razón del mundo. Pero también podríamos hablar de la calidad de su industria textil y de cómo ha ido mejorando con el paso de los años, con la llegada de nuevas tendencias y amparada por una legislación que prioriza la calidad en todas y cada una de sus confecciones.

Beneficios de la prevención de riesgos laborales

La prevención de riesgos laborales es importante para las empresas, ayudando a lograr el éxito o el fracaso a nivel de mercado. Tanto si es por Ley como por Responsabildiad desde el punto de vista ético o social, las empresas deben estar atentas en este aspecto. Por este motivo deberán cumplir con todo lo que se refiere a la seguridad de los trabajadores.

¿Qué es la Prevención de Riesgos Laborales?

Se le conoce también por PRL y el objetivo principal es el velar por la seguridad de la salud de los trabajadores. Para lograrlo, hay que identificar, evualuar, informar y controlar los peligros o el riesgo que se pueda producir en la actividad en lo laboral. Es sin disciplina que busca que se fomente e implementen medidas en de seguridad en el trabajo.

Los Riesgos Laborales es un concepto que debe tenerse claro. Hablamos de que las posibilidades que tienen los trabajadores de poder padecer un accidente o enfermedad a la hora de trabajar.

¿Qué beneficios tiene la Prevención de Riesgos Laborales?

La prevención de riesgos es bastante ventajosa. Hablamos de un factor que va a repercutir en los recursos económicos y humanos de las empresas.

La buena prevención es rentable, el caso es que si no se implementan las medidas de prevención, esto si que puede llegar a costar bastante dinero a las empresas.

Igualmente, hace posible que se cumpla con la legalidad en el campo de la seguridad laboral, lo que pueda dar un gran valor y credibilidad a nivel empresarial. De esta forma además, se evitan sanciones en este sentido.

Reducción de costes, que ayuda a mejorar la economía de las organizaciones.

Pese a que los riesgos suelen ser más importantes en unos sectores que en otros, las empresas deben velar por la seguridad en la totalidad del personal.

Los empleados van a sentirse seguros en su puesto de trabajo. Está claro que hacer su actividad en condiciones favorables y en un entorno seguro, la productividad aumenta y el equipo pasar a tener una mayor motivación por el trabajo en cuestión.

Como aumenta la productividad del equipo de trabajo, al final, tanto el producto o el servicio van a ser de mayor calidad, por lo que hay que ser conscientes de que la Prevención de Riesgos laborales tiene bastante que ver con los productos o servicios que desarrolle la propia empresa.

La relación entre el equipo y la empresa es mejor, creándose un vínculo de unión y compromiso de lo más beneficioso para todas las partes. Las rotaciones de personal van a ser más recudidas, lo que afectará de forma positiva a la empresa y al personal.

Algo importante que conviene reseñar es que la prevención colabora a que la imagen corporativa sea mucho mejor, lo mismo que las organizaciones. En entono de la empresa deberá tener una buena percepción reforzando esto la reputación de la empresa.

Mejora la gestión de recursos humanos. Se retiene y atrae el talento

Empresas especializadas en medición por Infrarrojos como Ibertronix, creen que es importante en su sector cumplir al pie de la letra con las regulaciones en materia de riesgos laborales, pues en el terreno industrial y tecnológico toda precaución es poca y permite un magnífico rendimiento en este sentido.

Al final el cumplir este tipo de regulaciones es bueno para los trabajadores, no solo la empresa. Siempre es interesante que las empresas sean competitivas, pues hace que también el ambiente laboral sea mejor, con mayor productividad y ayudará a un mejor rendimiento que siempre ayuda a que el éxito de la empresa sea posible.

Desde luego que vivimos en un mundo donde los riesgos laborales se tienen en cuenta. Estamos de enhorabuena, puesto que no hay que echar atrás muchos años para darse cuenta de que hasta no hace mucho los riesgos laborales no eran tenidos demasiado en cuenta y los trabajadores se veían indefensos o no debidamente protegidos en sus labores.

Creemos que es importante implementar y seguir todos estos consejos, pues si analizamos los accidentes o fallecimientos que se producen actualmente en el mundo laboral, el efecto de esta reducción se notado y mucho.

Sí que es cierto que en muchas ocasiones cuesta bastante el adaptarse a las nuevas medidas, pero si se cumplen los efectos no tardan en verse presentes, lo que es toda una garantía que merece la pena observar de manera eficaz y que nos hace preguntarnos la razón por la que no se trabajó más en el pasado en este campo cuando se producían tantos problemas en este sentido.

Normativa y leyes del sector turismo. El establecimiento hotelero

La industria hotelera, constituye un elemento básico de la oferta turística en España por lo que es fundamental la creación de políticas al respecto, a fin de mantener la calidad de los establecimientos hoteleros y dar respuesta a una demanda, que cada vez es más diversa.

En la actualidad, y debido a las posibilidades que ofrece el sector turismo en este país, son muchas que ven en la apertura de un establecimiento hotelero, una interesante oportunidad de negocio. Si se gestiona bien, y se tienen una serie de factores como la ubicación , la competencia o las condiciones sociales, económicas o políticas del momento, se puede llegar a tener mucho éxito con una empresa de estas características. El problema reside en que muchas veces, la gente se lanza a la aventura sin pensar y con un desconocimiento absoluto de las necesidades del consumidor de hoy en día.

La competencia es brutal y para destacar entre el resto, es necesario ofrecer servicios excepcionales. Este es el caso del Mercer Sevilla, un hotel que es considerado uno de los mejores del mundo. Su espectacular atractivo, sus lujosas habitaciones, el trato excepcional de su personal, la calidad de sus instalaciones y su privilegiada ubicación en pleno corazón de la capital del flamenco, hacen las delicias de miles de turistas de todo el mundo, que caen enamorados a sus pies. Por no hablar de su deliciosa comida, sus cócteles y la fantástica piscina de su súper terraza. Por la noche, es obligada la copita a orillas del Guadalquivir.

Si te interesa la política hotelera, estás de suerte, porque en este post, te lo vamos a contar todo. Y quién sabe… Puede que te conviertas en una gran empresaria y todo un referente en el sector. ¡Toma nota!, ¡Empezamos!.

Código de turismo. Normativa actual con respecto a hoteles

Grupos, modalidades y categorías de los establecimientos hoteleros

Sección 1.ª Clasificación

Artículo 1.

Los establecimientos hoteleros se clasificarán, en atención a sus características y a la calidad de las instalaciones y servicios que ofrezcan, en los siguientes grupos y categorías:

  1. Grupo 1.º Hoteles, de cinco, cuatro, tres, dos y una estrellas.
  2. Grupo 2.º Hostales y Pensiones, de tres, dos y una estrellas.
  3. Grupo 3.º Fondas.
  4. Grupo 4.º Hoteles-Apartamentos, de cuatro, tres, dos y una estrellas.

Artículo 2.

En consideración a la situación geográfica, modalidades de explotación y peculiaridades de las instalaciones o de la prestación de los servicios, se considerarán «establecimientos hoteleros especiales» los siguientes:

  1. Los situados en playa.
  2. Los situados en alta montaña.
  3. Los de temporada.
  4. Los que no disponen de servicio de comedor: Hoteles-Residencias, HostalesResidencias, Casas de Huéspedes y Residencias-Apartamentos.
  5. Los situados en estaciones termales.
  6. Los Moteles.

Artículo 3.

En todos los establecimientos hoteleros será obligatoria la exhibición, junto a la entrada principal, de la placa normalizada descrita en el artículo siguiente, en la que figurará el distintivo correspondiente al grupo, categoría y, en su caso, modalidad del establecimiento de que se trate.

Artículo 4.

La placa-distintivo consistirá en un rectángulo de metal en el que, sobre fondo azul turquesa, figurarán, en blanco, la letra o letras correspondientes al grupo y modalidad a que pertenezca el establecimiento, así como las estrellas que correspondan a su categoría, en la forma y dimensiones que se indican en el dibujo inserto como anexo. Las estrellas serán doradas para los establecimientos clasificados en los grupos de «Hoteles» y «HotelesApartamentos» y plateadas para los del grupo de «Hostales y Pensiones».

Artículo 5.

A los efectos del artículo anterior, las siglas correspondientes a las distintas clases de establecimientos hoteleros, según su grupo y modalidad, serán los que determina la actual normativa.

Artículo 6.

En la publicidad o propaganda impresa, correspondencia, facturas y demás documentación de los establecimientos hoteleros deberá indicarse, de forma que no induzca a confusión, el grupo y c ategoría en que están clasificados, así como su modalidad cuando se trate de un establecimiento hotelero especial.

Artículo 7.

1. Ningún establecimiento hotelero podrá usar denominación e indicativo distintos de los

que le correspondan por su grupo y modalidad, ni ostentar otra categoría que aquella que le fuere señalada.

2. Las denominaciones derivadas o compuestas del término «Hotel» no podrán ser

utilizadas más que por los establecimientos clasificados en los grupos primero y cuarto del artículo primero de esta Orden.

3. Queda prohibido el empleo de las palabras «Albergue» o «Parador», «Turismo» y sus derivados, como título o subtítulo de los establecimientos, así como el uso de iniciales,ab reviaturas o términos que puedan inducir a confusión.

4. El calificativo «lujo» o sus derivados solamente podrá ser utilizado por los Hoteles y Hoteles-Residencias de cinco estrellas y por los Hoteles-Apartamentos o Residencias-Apartamentos de cuatro estrellas.

El calificativo de «gran lujo» solamente podrá ser utilizado por aquellos establecimientos que, clasificados en las categorías antes citadas, la Dirección General de Empresas y Actividades Turísticas considere que, en atención a sus especiales características y calidad de sus instalaciones y servicios, reúnen condiciones para ostentarlo.

Con toda esta información y un buen estudio de mercado, sin olvidar el capital y las fuentes de financiación, claro está, tienes todo lo que necesitas para emprender. ¡Suerte!

Procuradores: los grandes desconocidos de los procesos judiciales

Los procesos judiciales son, en muchos casos, bastante más largos de lo que nos gustaría y llevan asociada una serie de acciones que puede ser realmente larga y tediosa. Estamos seguros de que todos y todas tenemos alguna persona conocida que se haya enfrentado a una situación como la que estamos describiendo. Y es que, por desgracia, en alguna ocasión siempre toca resolver algún tipo de litigio delante de un juez. A nadie le gusta enfrentarse a este tipo de situaciones, pero es obvio que necesitamos hacerlo para que se haga justicia y para que nuestra imagen personal no se vea dañada por nada ni nadie.

Son muchas las figuras que tienen siempre algo que decir en un proceso judicial. Hay testigos, jueces, abogados, víctimas, culpables, procuradores, inocentes, fiscales, jurados populares… La verdad es que a veces es muy difícil establecer cuáles son las funciones de cada uno y está claro que es necesario tener en cuenta y conocer de primera mano cómo funcionan los procesos judiciales a fin de ser hábiles y tener pericia a la hora de enfrentarnos a ellos. Desde luego, está claro que conocer este tipo de procesos es útil si queremos salir airosos de los mismos.

En los párrafos que siguen, vamos a hablar de la figura del procurador, que es uno de los grandes desconocidos en esta materia. No cabe la menor duda de que se trata de una figura realmente importante dentro de este conglomerado de gente que forma parte de un proceso jurídico, pero está claro que su figura pasa más desapercibida que la de un juez o la de las personas implicadas en un suceso. Pero no por eso este tipo de trabajo es menos importante. De hecho, son muchas las personas que lo consideran imprescindible para que todo salga bien en un contexto judicial.

Atendamos a la definición que se ofrece de procurador de los tribunales en Wikipedia: se trata de «el profesional del derecho que de manera exclusiva representa a sus clientes ante los juzgados y los tribunales«. El artículo también apunta que este procurador es el nexo, «la conexión jurídico-formal entre los tribunales y los ciudadanos incursos en causas judiciales, acortando trámites como lo son los requerimientos, las notificaciones, los emplazamientos y las citaciones». Es aquella persona que, en definitiva, trata de que la burocracia no fatigue a las personas inmersas en un proceso judicial.

Una noticia que fue publicada en el portal web Alerta Digital informaba de que los procuradores de los tribunales son el último fielato que subsiste en España. Y es que apenas son 12.000 los que existen en un país como el nuestro. Teniendo en cuenta que el número de abogados que tenemos en un país como el nuestro es de 150.000, está bastante claro que los procuradores están en peligro de extinción a pesar de que su labor es realmente importante para una gran cantidad de personas que no quieren que un juicio les esté continuamente amargando la existencia.

La figura del procurador sigue siendo realmente importante para una cantidad tremenda de personas. Su labor, que es la de recoger y gestionar todo lo que tiene que ver con notificaciones y citaciones relacionadas con sus clientes en los juzgados, ayuda a descongestionar la burocracia a la que se tienen que someter éstos. Desde Sevilla Flores, una entidad que precisamente se dedica a este tipo de funciones, nos han hecho saber que, a pesar de que parece que cada día hay menos procuradores en España, es mucha la gente que continúa confiando en sus servicios con el fin de reducir el peso de la burocracia sobre los procesos en los que están inmersos.

Un proceso por el que a nadie le gusta pasar

Está claro que un proceso judicial no es del agrado de nadie. Por eso, hay que facilitar las cosas a toda persona que tenga que superar uno de estos procesos porque, además, pueden demorarse durante varios meses. No cabe la menor duda de que las personas que se encuentran inmersas en esta situación tienen, además, una presión muy grande debido a que, si las cosas no salen como se esperan, pueden verse envueltas en un lío que termine con una multa o con sus huesos en la cárcel.

Todas las figuras que forman parte de un proceso judicial tienen una serie de obligaciones y de funciones que no pueden pasar desapercibidas. Un juicio es un asunto muy complicado y muy complejo en el que intervienen actores de todo tipo y que puede terminar de maneras muy diferentes. Simplificar este proceso de todas las maneras posibles es una necesidad para las personas que están implicadas en él y por eso, además de por otras cuestiones, la figura del procurador tiene una importancia que jamás puede pasar desapercibida.